Blog   ·  

Cómo proporcionar retroalimentación justa, precisa, específica y oportuna a los estudiantes rápidamente con Gradescope

Series de evaluaciones continuas

Christine Lee
Christine Lee
Content Manager

Subscribe

 

 

 

 

By completing this form, you agree to Turnitin's Privacy Policy. Turnitin uses the information you provide to contact you with relevant information. You may unsubscribe from these communications at any time.

 

Las evaluaciones son un control del aprendizaje de los estudiantes. Pueden evaluar su progreso y contienen datos para apoyar el camino educativo. Las calificaciones pueden actuar como señales para una intervención. El análisis de elementos y la información sobre los datos pueden identificar lagunas específicas en el aprendizaje, y, lo que es más importante, la retroalimentación puede ofrecer a los estudiantes una plataforma de impulso hacia los siguientes pasos en sus caminos de aprendizaje.

La investigación ha descubierto que las calificaciones, por sí solas, no ofrecen información a los estudiantes. De hecho, las calificaciones por sí solas, sin retroalimentación, pueden desanimarlos. En 1958, Ellis Page realizó una investigación sobre las calificaciones con y sin retroalimentación, así como de la retroalimentación en exclusiva. A continuación, Page midió los efectos de los comentarios en las puntuaciones de los estudiantes en evaluaciones subsiguientes. Descubrió que los estudiantes que recibieron comentarios personalizados tuvieron un mejor rendimiento, seguidos de los comentarios estándar que acompañaban a las calificaciones. Cada uno de estos grupos tuvo puntuaciones significativamente mayores que aquellos que solo obtuvieron una calificación (Page, 1958).

Para fomentar el aprendizaje continuo, las evaluaciones deben incluir una retroalimentación individualizada; en teoría, la retroalimentación justa, precisa, específica y oportuna desarrollada según John Hattie, un influyente pedagogo. Hattie afirma que dicha retroalimentación fomenta el aprendizaje.

Los comentarios justos, precisos, específicos y oportunos fomentan los bucles de retroalimentación que personalizan el aprendizaje y ayudan a los estudiantes a supervisar su propio progreso. Los bucles de retroalimentación también ayudan a los profesores a entender en qué punto del camino educativo se encuentran sus alumnos, lo que fortalece la relación entre el estudiante y el educador.

Dylan Wiliam afirma que la retroalimentación efectiva, en conclusión, genera confianza entre los alumnos y los profesores. «Cuando los profesores crean una cultura en sus aulas en la que los estudiantes quieren (y saben que pueden) mejorar, entonces la retroalimentación es bienvenida, ya que puede ayudar a encauzar la mejora» (Wiliam, 2021).

La investigación anterior establece los siguientes dogmas de la pedagogía de la evaluación:

  • Una retroalimentación personalizada fomenta el aprendizaje de los estudiantes,
  • La retroalimentación debe ser justa, precisa, específica y oportuna,
  • Una retroalimentación efectiva crea confianza entre los estudiantes y los profesores.

No obstante, ¿cuál es la realidad?

Sin ayuda, la calificación justa, precisa, específica y oportuna consume, paradójicamente, mucho tiempo.

Con frecuencia, los instructores se enfrentan a los inconvenientes de gestionar el tiempo y la retroalimentación: el tiempo dedicado a la evaluación y a proporcionar retroalimentación puede afectar a la enseñanza y su planificación, por no mencionar al bienestar mental y personal. Y, dado que el tiempo es finito y el número de inscritos puede ser elevado, con frecuencia se sacrifica la retroalimentación individualizada. No es esta una elección que a los instructores les guste tomar, ¿quién no querría ejercer las mejores prácticas si fuera posible?

Las herramientas de tecnología educativa, incluyendo el software de evaluación y calificación, pueden ayudar.

Las pruebas de respuesta múltiple se han vuelto populares precisamente por su ahorro de tiempo, pero sacrifican la retroalimentación individualizada. Como resultado, ha aumentado la popularidad de los exámenes de respuesta múltiple; los instructores los prefieren porque se califican rápido y los estudiantes prefieren el formato porque es fácil estudiar con él. Aunque la respuesta múltiple es efectiva para medir la amplitud del conocimiento, además de para recordarlo, no puede medir el razonamiento superior y el conocimiento conceptual profundo.

Aquí entra en juego el software de evaluación y calificación, como Gradescope. Las herramientas de evaluación ayudan a los instructores a diseñar evaluaciones y calificar una variedad de formatos, además de la respuesta múltiple, como las respuestas cortas y las preguntas de desarrollo. Dichas herramientas también permiten a los instructores proporcionar retroalimentación de forma eficiente y mediante rúbricas (revisión por pares). El software de evaluación ha avanzado para englobar las mejores prácticas en pedagogía, aceptando el concepto de la retroalimentación como herramienta para hacer avanzar el aprendizaje de los estudiantes.

Con Gradescope, la retroalimentación puede ser justa, precisa, específica y oportuna, además de rápida, en múltiples disciplinas:

  • Justa: las evaluaciones pueden calificarse a ciegas y el análisis de elementos puede determinar si las calificaciones y las preguntas fueron justas)
  • Precisa: las rúbricas dinámicas permiten ajustes en tiempo real)
  • Específica: la retroalimentación se puede ajustar y personalizar)
  • Oportuna: los estudiantes pueden recibir la retroalimentación mucho antes de su próxima evaluación)

Y, a la vez, ahorran tiempo al instructor.

La evaluación, respaldada por la retroalimentación, es el puente entre la enseñanza y el aprendizaje. Se trata de un concepto pedagógico que puede ser difícil de implementar en la realidad. Para los instructores, la evaluación y la calificación entran en conflicto con la enseñanza. El software de evaluación tiende un puente entre la enseñanza y el aprendizaje al ayudar a los instructores a respetar las mejores prácticas sin sacrificar tiempo y bienestar.